lunes, 21 de septiembre de 2009

Cantantes de escenarios rodantes

No hay una situación menos común en el trasporte de Quito que ir acompañado por cantantes. Unos me alegran el momento con sus canciones bailables; otros, en cambio, me hacen imaginar en lo trágico que pueden ser sus vidas.

¿Cómo se puede vivir sólo del canto? ¿Cómo eligen y por qué sus temas? ¿Son cantantes frustrados o cantantes a la fuerza? No lo sé. Pero hay cada dupla y cada solista que al igual que ciegos, inválidos y padres desesperados han encontrado en esos hierros móviles su única plaza de trabajo.

Estos audios los grabé durante innumerables viajes por la ciudad. De norte a sur y de sur a norte. Esta fue la mejor manera que encontré para contar su historia: que ellos –con su música- la transmitan.

Pero de todos, los más cautivantes sin duda son los niños. A veces, son un par de hermanos que llevan cargado a otro más pequeño y así cantan un par de canciones que terminan en un ¡Ouh! ¡Ouh! O son dos amigos, un niño blanco y otro negro, que entonan música religiosa y con buen ritmo. Y después del show recorren por los puestos vendiendo golosinas o solo pidiendo dinero.



Las personas con discapacidad también han recurrido a esta forma de trabajo. Por ejemplo, (y tal vez muchos los han visto) hay una pareja de no videntes que siempre va en el Trolebús. Es una señora de muy baja estatura, quizá de 1,50 m, cuyos ojos se ven nublados, tiene cabello largo, negro y lo lleva recogido con una liga. Su pareja (aunque no estoy segura si es su esposo, novio o hermano) es un señor de unos 38 años; él lleva la grabadora que sirve para poner el fondo musical, pero no parece ciego en su totalidad. Ambos van con bastones y mochilas.



Hay quienes se suben con sus instrumentos musicales. La semana pasada me encontré en el Trolebús con un colombiano que llevaba un tambor pintado de colores verde y naranja. Dijo que era del Valle del Cauca y se cantó “La caderona”. Fue toda una fiesta a pesar de que eran las 18:00 y la unidad iba repleta.





Por allí también pasan raperos, baladistas, merengueros. Unos gozan y vibran cantando y si nadie les da una moneda no muestran su molestia porque -quizá- hacen lo que más les gusta. No obstante, a algunos se les nota -quien sabe tras cuántas cantadas- las voces roncas y el desgano en sus presentaciones. Por el cansancio se permiten uno que otro ‘gallo’ (una nota mal entonada). Llevan ternos a pesar de que en Quito los soles del medio día son insoportables. O en la noche, van en camisa, jean y una guitarra a la espalda. Esta es su música:









16 comentarios:

Paul Barahona dijo...

No recuerdo si te lo conté, pero en algunas ocasiones en la ruta Ambato - Quito se suben un par de chicas, que dicen ser hermanas.

Ellas argumentan que son estudiantes de un conservatorio, y cuentan que se suben a los buses para practicar su canto. Y bueno, cantan de todo un poco. Aunque luego piden una colaboración, ya se ganaron a la gente.

Muy buena la recopilación y las historias contadas en tu blog. Espero seguirte leyendo por mucho tiempo.

Saludos desde el volcán.

Palulo (=`;´=)

Camaleón dijo...

Interesante tema. Sabes? siempre me intrigó la dinámica de los cantantes de bus. Sentía curiosidad acerca de lo que sienten y piensan a la hora de hacer lo que hacen. Así que un día con un amigo, decidimos ir hasta Ambato para realizar esta actividad por un día entero (Escogimos una ciudad diferente, vivo en Quito).

Te diré que es algo muy muy cansado y bastante ingrato a decir verdad, pero el dinero que logramos recoger nos alcanzó para nuestro almuerzo, el pasaje de regreso y nos sobró algo por ahí, no mucho.

Después de esto pensé en que hay realidades y realidades, pero en fin, quién puede asegurarnos que estaremos mejor en una oficina?? (No hablo de la parte económica) Es acaso esta una actividad menos ingrata que muchas de las que se realizan con un título en la mano? Como dije, hay realidades y realidades...

Hoy mi vida se desenvuelve en escenarios musicales bastante mejores que los de un bus, pero he pensado que de no tener esa suerte, preferiría pasarme la vida subiendo y bajando de los buses e imaginando que es un auditorio repleto de público, antes que pasármela encerrado en la rutina de una oficina.

Felicidades por tu tema, muy bueno.
Un abrazo!

Hosting Colombia dijo...

Excelente blog y muy buen post, realmente llegué a tú blog por coincidencia, pero he leído un par de artículos y me han parecido muy interesantes, espero sigas así.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Esta muy mal, por que la gente del Ecuador no hemos progresado, el transporte publico no puede ser invadido por estas personas que van a mendigar dinero, eso de la musica es una cultura que debe ser apreciada de manera de espectaculo, y los buses no se prestan para eso. todo tiene su identificacion y servicio, el pasajero debe ser respetado, creo que como pais petrolero no debemos manifestarnos como pobres, eso si esta muy mal por parte del gobierno estos personajes tiene mas que un derecho para ser protejidos por el fondo solidario y asi evitar al extranjero que se lleve un idea muy pobre de nuestro pais el transporte publico debe ser intocable y es mas por los ninos, ya pueden imajinarse en el ambiente que se crian estas criaturas, lo peor es que la gente no les importa ver semejantes esenarios.Estoy en completo desacuerdo por que se de luz verde a esta anormalidad.Vale!.

El observador dijo...

Estuve en Quito la semana pasada y vi a un grupo muchachos cantando algo de hip hop en el Trolebús. También vi algo (quizá) parecido en Bogotá, en el "septimazo" con distintos grupos de artistas callejeros.
Me encantó Quito y que bueno encontrar tu blog con historias chéveres, ya estás en la lista de los que revisaré cada semana. Saludos desde San Salvador.

Anónimo dijo...

Se me encoje el corazon al escuchar las voces de los niños y pido al presi Correa que en su gobierno una de las priopridades sean los niños que no deben estar en las calles por favor mi pregunta es hasta cuando seguira esto?

anonimo dijo...

La vida nos presenta realidades distintas, matices diferentes pero que a la vez comparten ciertos detalles, como es esto de trabajar por obligación o por gusto. Cada uno es dueño de su existencia y tiene medios para sustentarla, lo único que puedo decir es que siempre habrá la posibilidad de mejorar y que Ecuador es único.

roberthjohnrob dijo...

Hola desde q' era niño recuerdo cuando viajaba en bus se subían diferentes tipos de personas a veces niños , jóvenes en otras eran adultos o ancianos unos cantaban o contaban cachos o simplemente para vender algún articulo y en los casos mas extremos robar. Lo importante era recoger un poco de dinero no se si por falta de un trabajo o porq' era más fácil conseguir dinero de esa manera estas historias se repiten de diferentes maneras en todo el mundo relato solo una q' sucede en la ciudad de Milán en la metro subía una chica vestía un traje negro tipo gata bailaba entre los pasajeros y cuando terminaba pedía una contribución el discurso es el mismo en todo el mundo cuenta solo q' es una aventura viajar de un lugar a otro sea en bus , en tren , barco o avión lo importante es llegar a destinación . Buen viaje ciao , ciao Rob

Anónimo dijo...

Todas los Ecuatorianos que estamos fuera del pais nos sentimos impotentes al oir o al regresar y ver la pura realidad de nuestros paisanos que por no tener su estudio o falta de trabajo se dedican a estos menesteres pero quien tiene ahi la palabra son las autoridades ya que ellos se preocupan por ellos y no por los pobres que somos el 99% de la poblacion y de la indulgencia de las autoridades de turno que ellos ven por la seguridad de ellos,su familia y por los demas

Guillermo dijo...

A cada uno de ellos hay que felicitarlos ya que se han inventado una forma de ganarse la vida sin robar, no sabemos los problemas que ellos tienen? Pero tratan de resolverlos legrando o entristeciendo con sus canciones ya que ellos son como los payasos siempre con la sonrisa en su cara. seguire leyendo vuestro blog Guille

Eduardo el cholo dijo...

hoy nos hemos reunido en casa de los amigos y hemos visto tu blog. La comparacion con Londres de hace 10 anos atras,Espana hoy en dia y otras ciudades europeas que es donde nacio el cantante en el transporte publico hoy en los esenarios, coliseos,y los ninos ecuatorianos por no van hacerlo aaaahhhh , los que se opongan son los que no saben lo que es pasar hambre y nesecidad,frio o calor ya que ellos han nacido en el seno de una familia rica y los que nos hemos forjado uno a base sufrimiento gracias por publicar mis sentimientos egc

Braulio dijo...

Los vemos, los filmamos y los gravamos para de alguna forma hacerlos "famosos", pero la verdad que estos heroes son el resultado de la indeferencia de un estado antiguo e indolente. Si hicieramos un estudio social con entrevistas a estos actores obtendriamos informacioes valiosas, quien sabe encontrariamos futuros ganadores de un oscar!! Felicitaciones por el blog.

bolsa de trabajo quito dijo...

A mi me encanta escuchar a los musicos independientes que se ganan la plata tocando en lugares publicos como lo son buses, plazas,etc.

Edwin Moscoso dijo...

Me encanto un trabajo muy ameno y divertido, contar la historia de la gente es muy enriquecedor y me llena de alegría de saber que hay personas muy humanas que están observando todo lo que pasa a nuestros alrededor sin más que felicitarla y decirte que Dios te bendiga y que sigas escribiendo éxitos y mucha bendiciones

Clari dijo...

mis amigos de ecuador me mostraron estos temas cuando decidi viajar a Quito el año pasado. no es el tipo de musica que me gusta pero me parecio muy interesante y caracteristica de la cuidad!

Alejandro Bedoya dijo...

Genial el articulo, estoy por apuntarme y empezar a tocar musica en la calle y recorrer el mundo, lei a una persona arriba que eso crea mala impresión para los extranjeros, con lo cual estoy en desacuerdo somos países latinos es parte de nuestra cultura, el folclor y la manera de ser que tanto nos caracteriza no somos pobres por lo que hacemos, sino por ese tipo de pensamientos queriendo seguir países del primer mundo sin apreciar lo que somos